Andares de un proyecto

Una de valor, astucia y coraje

Publicado el Enero 20th, 2009 en Requisitos por admin

imagen-para-blog-astucia-y-coraje.jpg

Para ser un buen líder de proyecto no basta con hacer las cosas según el manual, también hace falta tener… actitud (”tamaños desos” diría mi abuelita).

Érase una vez un proyecto donde teníamos un líder de proyecto de los que hasta en el kinder sacaban estrellita a diario, todo lo hacía al pie de la letra, en las primera auditorías si hubieran tenido mención honorífica se la daban, todo pintaba color de rosa.

Debo reconocer que las cosas marchaban tan bien que hasta me daban escalofríos. Los primeros síntomas de que las cosas no eran tan ideales, se dieron cuando a la primera semana de retraso para la entrega de requisitos, los responsables de esa entrega convencieron al líder de proyecto de que no era posible cumplir con esas fechas y que necesitaban una semana más, por supuesto que me quede pasmado cuando ante ese movimiento en tiempo no planteó ningún ajuste en alcance o recursos.

La situación comenzó a ponerse preocupante cuando al término de esa semana los responsables de los requisitos se cobijaron bajo la influencia del director de la empresa para argumentar que todavía necesitaban dos semanas más para terminar los requisitos, y el líder de proyecto se achicó ante el director y sólo dijo “Sí señor, la fecha de entrega tampoco se mueve”.

El descontento general comenzó cuando pidieron otras dos semanas para terminar los requisitos, ya eran seis semanas de retraso y el líder de proyecto ¡¡¡no hacía nada!!!.

Los responsables de los requisitos seguían tan campantes como si todo marchara sobre ruedas, llegaban a su hora y se iban a su hora, iban por sus 15 minutos de café mañanero, otros 15 minutos de cigarro, otros 15 más para departir con los compañeros de pasillo y alguno hasta aplicó sus dos semanas de vacaciones a pesar del retraso en su entrega.

Vamos, no estoy en contra de algún tiempo para despejarse durante el trabajo, pero el punto es que todos veíamos como se iba acabando el tiempo del proyecto en ese mes y medio de retraso y ellos tan campantes como si las cosas marcharan sobre ruedas.

La cosa estalló cuando notificaron que a pesar del nuevo retraso en la entrega de los requisitos la fecha de liberación del proyecto no se movía, los reclamos por parte del equipo de desarrollo no se hicieron esperar, plantearon que era ilógico, ingenuo e imprudente (claro que con palabras altisonantes) esperar terminar el proyecto en el mismo tiempo y con los mismos recursos pero ahora con ocho semanas de retraso, es decir, se recortó el tiempo y el líder de proyecto nunca planteó ajustes de alcance o recursos. Todo mundo inició negociaciones agresivas para cubrir su espalda, a partir de ahí el ambiente del proyecto no fue el mismo, todas las desveladas posteriores fueron un “regalo especial” del equipo de los requisitos.

Moraleja…

En este caso le faltaron liderazgo, valor y astucia al líder de proyecto para hablar franca y honestamente con el director de la empresa y plantearle que ante cualquier movimiento en una de las tres variables más importantes del proyecto (tiempo, recursos y alcance) se deben ajustar una o las dos restantes. También le faltó tomar las medidas necesarias para lograr que el equipo de requisitos cumpliera con su objetivo en la fecha necesaria. Lograr esto es todo un arte y la forma en que se logra tiene que ver con los distintos tipos de liderazgo que adoptamos.

Como decía al inicio, este fue un ejemplo más donde quedó demostrado que para ser un buen líder de proyecto, no basta con saberse el PMBOK al derecho y al revés, también son necesarios valor, astucia y por supuesto liderazgo.

Por Mentat

 
© LiderDeProyecto.com - Todos los derechos reservados. "PMI" y el logo de PMI son marcas registras en los EUA y en otros países; "PMP" y el logo PMP son marcas registradas de certificación; PMBOK® es una marca registrada en los EUA y en otros países. CMMI® es una marca registrada en los EUA y en otros países por el Carnegie Mellon® Software Engineering Institute. UML® y OMG® son marcas registradas en los EUA y en otros países por el Object Management Group. Microsoft® es una marca registrada en los EUA y en otros países; Microsoft Office, Microsoft Excel y Microsoft Project son productos propiedad de Microsoft Corp. Enterprise Architect es un producto propiedad de Sparx Systems, Australia. RUP® es una marca registrada en los EUA y en otros países por IBM Corp.