Andares de un proyecto

El staff adecuado del proyecto

Publicado el Enero 6th, 2011 en Inicio, Planeación, Recursos Humanos, Comunicaciones por admin

En una ocasión tuve la oportunidad de dirigir un grupo de ingenieros de pruebas para un proyecto de software en el que participaríamos revisando que la traducción del inglés al español de una aplicación se hubiera elaborado adecuadamente. Tendríamos que revisar decenas de pantallas y cientos de textos y, cada vez que encontráramos un error, deberíamos reportarlo en una herramienta diseñada para el reporte de errores.

La experiencia en ese proyecto fue interesante y dedicaré otro post para describirla, pero en esta ocasión quiero comentar sobre la experiencia que tuve trabajando  con ese particular equipo de proyecto. Mi equipo local en México constaba de 5 ingenieros de verificación, pero el equipo en Nueva Jersey, Estados Unidos, estaba compuesto por Desarrolladores de Software, un Project Manager, varios Ingenieros de Testing funcional y dos Stakeholders que compartían la misma característica: todas eran mujeres. A través de las diferentes etapas del proyecto tuve oportunidad de acordar, discutir, negociar, prometer, cumplir y todas las interacciones normales que se tienen en un proyecto con las miembros del equipo y siempre llegamos a acuerdos concretos que finalmente dieron como resultado la terminación satisfactoria del proyecto. No miento si les digo que tuvimos fricciones, retrasos y expectativas temporalmente no cumplidas, pero al final el proyecto fue terminado de acuerdo al plan maestro de la Gerente del Proyecto.

Al final organicé una reunión con mi equipo local para reflexionar sobre nuestro desempeño durante el proyecto (lecciones aprendidas). La reunión fue muy dinámica y todos hacíamos comentarios sobre los cambios de alcance, lo ajustado de las fechas, los problemas de comunicación, etc., pero nunca nadie mencionó las ventajas o desventajas de trabajar con un equipo de personas de diferentes nacionalidades (Norteamericanos, Rusos e Indios y, desde luego, Mexicanos) y completamente del sexo opuesto al nuestro. Y es que, en realidad, eso no era relevante. Todos se habían mostrado enfocados en las metas del proyecto y simplemente fuimos “ciegos” a esos factores. Las compañeras siempre se condujeron profesionalmente y nosotros hicimos también lo propio. Simplemente no había nada de que decir al respecto, todos trabajamos enfocados y profesionales.

Traigo a colación este tema porque no hace muchos años tuve a mi cargo un equipo de proyecto en el que participaban solamente mujeres y yo era el líder del proyecto, todos éramos mexicanos. A los pocos días de haber empezado el proyecto los conflictos empezaron a surgir entre las miembros del equipo, había comentarios y situaciones tensas, el progreso de una de ellas era dificultado por otra hasta que tuve que intervenir y decirle a ambas en una reunión: “no sé qué problema tienen, pero el proyecto se está viendo afectado, necesito que resuelvan su problema porque a este paso no vamos a tener éxito”. Lo que me sugirieron ellas fue separarlas y eliminar toda interacción, pero la verdad es que el equipo era muy pequeño y eso no era factible. Por otro lado, cambiar uno de los recursos en esa etapa del proyecto era poco efectivo, así que tuve que involucrarme y apoyar en su resolución.

Cuando terminé ese proyecto y, dado que en aquella compañía yo tenía un equipo fijo de proyectos (a diferencia de otros lugares en los que se comparte un pool de recursos bajo el mando de un gerente funcional y que participan indistintamente en los diferentes proyectos) tomé la decisión de contratar exclusivamente hombres para mi equipo; según yo eliminaría la variable ‘conflicto’ de mis proyectos, pero la experiencia fue totalmente diferente.

Durante varios proyectos con mi nuevo equipo todo salió muy bien, sin embargo el avance fue lento y los conflictos acerca de la mejor técnica a usar para implementarlo fueron muchos. De tal manera que me puse a pensar detenidamente cuál sería la formula exitosa en la creación de mi equipo. No podía simplemente contratar personas del mismo género, así que consideré algunas otras variables.

A continuación describo variables que me ha sido de mucha utilidad considerar cuando armo un equipo de proyecto:

1. Problemas personales. Todos tenemos problemas, pero aquí me refiero a aquellas personas que tienen problemas que exceden el promedio normal (si es que el término’ normal’ pudiera ser cuantificado). En una ocasión trabajé con una persona con serios problemas de salud en su persona y en su familia. Constantemente solicitaba irse temprano, llegar tarde, salir “un momento”, “trabajar” en casa, etc. Normalmente llegaba a la oficina tarde y bajo el influjo de alguna droga para reducir el dolor o eliminar síntomas de la gripe. Había sido intervenido quirúrgicamente mas de 7 veces de las cuales 3 habían sido situaciones graves. Al menos una vez por mes su familia o él sufrían de algún encuentro cercano con la violencia de la ciudad (robo, amenazas, choques, etc.). A esto me refiero con problemas que exceden el promedio.

mentor-team-copy.jpgEn una ocasión iba manejando de regreso a mi casa y me detuve en un semáforo frente a una empresa que estaba solicitando personal. En el cartelón que colgaba de la puerta principal decía: “Se solicitan operarios. Mayores de 18 años, sexo masculino, SIN PROBLEMAS”. Me dio risa leer eso, pero no decía más que la verdad: un líder de proyectos desea que su proyecto fluya conforme al plan y por eso es necesario tener las habilidades para lidiar con imprevistos, pero cuando uno se enfrenta a una persona que es un imán para los problemas debemos empezar a evaluar si esos problemas son reales o no, pero de cualquier forma se tienen que tomar decisiones para que estos no afecten al proyecto. En una ocasión un miembro muy importante de mi equipo al que todos acudían en búsqueda de respuestas perdió su auto y me solicitó trabajar por los próximos meses en casa, a lo que yo le contesté: “Aquí en la compañía estamos para ayudarte, tienes todo nuestro apoyo pero el problema sigue siendo tuyo. Dime cómo podemos apoyarte para que tu resuelvas el problema, pero te necesito aquí con el resto del grupo”. Este compañero tenía un hermano trabajando en nuestra compañía y que vivía muy cerca de su casa, así que optó por venir a la oficina compartiendo gastos de gasolina y conviviendo más con su hermano.

2. El género. Voy a mencionar mis observaciones trabajando con hombres vs. mujeres

  • Las mujeres aportan mucha continuidad a los proyectos, los hombres normalmente están en busca de mejores oportunidades de trabajo y rotan con mayor frecuencia de una compañía a otra, las mujeres en cambio, cuando se encuentran en una atmósfera agradable de trabajo y su remuneración es justa tienden a “echar raíces”, lo cual es bueno para la estabilidad del equipo.
  • Los hombres tienen dentro de sus prioridades mas altas el trabajo y su desarrollo dentro de la compañía, por lo que estarán buscando hacer las cosas de la mejor manera posible, investigarán nuevos métodos, permanecerán largas horas en la oficina dando solución a los problemas del proyecto y sacrificando en ocasiones su vida personal y familiar, etc., mientras que las mujeres tienen su prioridad más alta en la familia, las relaciones y el equilibrio. Comúnmente las mujeres son más rápidas para dar soluciones porque no invierten mucho tiempo para encontrar la mejor solución, cuando encuentran una solución viable al problema la implementan avanzando mas rápido que muchos hombres.
  • Las mujeres involucran emociones en el proyecto, lo cual agrega una atmósfera interesante y divertida al proyecto, sin embargo esto puede causar conflictos.
  • Los hombres al cabo de un año o más solicitarán un aumento, más responsabilidad o ambas. Esto no es un problema, simplemente necesita ser administrado.
  • He observado que la relación laboral hombre-hombre y hombre-mujer son muy efectivas, pero en muchos de los casos habrá conflictos con relaciones de tipo mujer-mujer. Tiende a haber tensiones mayores a nivel personal.

En general, cuando necesito que un proyecto se realice rápidamente y bien hecho suelo incluir mujeres en el equipo. Por el contrario, si necesito estabilidad en el producto final o se trata de una nueva tecnología o de crear algo no hecho antes elijo hombres, pero mi mejor recomendación siempre será tener un equipo mixto (hombres y mujeres) de gente talentosa y que desea crecer con la empresa.

3. El temperamento. No pretendo hacer de esto un curso sobre los diferentes temperamentos, solamente mencionaré los que han sido definidos por aquellos dedicados a su estudio. Existen cuatro temperamentos básicos: Colérico, Flemático, Melancólico y Sanguíneo. No existe nadie con un temperamento puro, es decir, todos compartimos características de dos o tres temperamentos, pero definitivamente poseemos más características de uno de ellos que de los demás.

Mi recomendación es que investigues cuál es tu temperamento y cuál es el temperamento de los miembros de tu equipo. Muchos de los conflictos personales surgen porque no sabemos como es más efectiva la demás gente. Por ejemplo, si tengo a un colérico en mi equipo desde luego que evitaré dar demasiados detalles en la explicación, iré al grano y dejaré que el o ella investiguen el resto porque sé que es lo que les gusta hacer. Por el contrario, si asignaré una actividad a un flemático no esperaré a que el tome la iniciativa, pero si puedo esperar un trabajo individual excelentemente elaborado. A un sanguíneo lo enviaré a negociar los alcances y a presentar los avances y a un melancólico lo concentraría en la elaboración de índices de productividad o en la inspección de la calidad del trabajo realizado.

Mi mayor recomendación a este respecto es que no busques gente igual a ti o con tus mismas habilidades, mismo carácter o mismos métodos de resolver los problemas, la diversidad hace al equipo dinámico y exitoso.

Esta lista de variables definitivamente no es exhaustiva y contiene elementos meramente basados en mi experiencia y mi opinión, ustedes podrán diferir y abundar en las consideraciones para formar el equipo perfecto aunque creo que dicho concepto no tiene un correspondiente en la realidad.

Conclusiones

Quisiera concluir mencionando algunas acciones que considero necesario implementar para tener un equipo exitoso.

  • Necesitamos buscar que nuestros integrantes del equipo tengan los conocimientos técnicos que estarán utilizando diariamente (hard skills), y capacitarlos para incrementarlos y perfeccionarlos.
  • Debemos desarrollar a nuestros integrantes en el área de habilidades relacionales o soft skills, particularmente en el área de comunicación. Conocí a un contador que era altamente efectivo en la técnica contable, pero que no le gustaba comunicar las malas noticias. Es necesario comunicar las buenas y las malas noticias, después de todo es mejor saber que se tiene cáncer y combatirlo que morir a los pocos meses.
  • Entre los integrantes del equipo debe haber transparencia, respeto y un ánimo por conseguir la calidad en los entregables desarrollados. Cuando se tiene apertura de lo que está sucediendo en el proyecto y en nuestras vidas particulares es mucho más fácil entender los problemas y desarrollar planes alternativos para conseguir el éxito.
  • Debemos ser promotores de la retroalimentación al interior de nuestros equipos. La retroalimentación se hace pronto, sin rodeos y orientada a resolver los problemas, no a molestar a las personas. Una retroalimentación positiva no se hace con respecto a las características físicas o económicas de una persona, sino hacia sus habilidades y su actitud.

Les deseo muy feliz año nuevo y éxito en sus proyectos.

Por Fernando Valdez 

 
© LiderDeProyecto.com - Todos los derechos reservados. "PMI" y el logo de PMI son marcas registras en los EUA y en otros países; "PMP" y el logo PMP son marcas registradas de certificación; PMBOK® es una marca registrada en los EUA y en otros países. CMMI® es una marca registrada en los EUA y en otros países por el Carnegie Mellon® Software Engineering Institute. UML® y OMG® son marcas registradas en los EUA y en otros países por el Object Management Group. Microsoft® es una marca registrada en los EUA y en otros países; Microsoft Office, Microsoft Excel y Microsoft Project son productos propiedad de Microsoft Corp. Enterprise Architect es un producto propiedad de Sparx Systems, Australia. RUP® es una marca registrada en los EUA y en otros países por IBM Corp.