¿Qué vamos a trabajar con quién?

Ha iniciado ya el proceso de contratación de proveedores para algunas partes del proyecto, y aquí la gran pregunta es: “¿A quién elegir?”. Todos prometen las perlas de la virgen y afirman tener amplia experiencia y gran calidad en sus productos y/o servicios. Si no tenemos cuidado con esta selección podemos encontrarnos las clásicas historias de terror como la del proveedor que todo lo tenía terminado en 4 meses y 15 meses después aún le faltan tres para concluir, o aquel que nos dijo que su producto si cumplía con nuestras necesidades a un buen precio y después de firmar el contrato descubrimos que para el mantenimiento hay que pagar un exorbitante precio por hora.

Con la experiencia he comprobado que el inicio de una buena contratación es tener claro qué características necesitamos que tenga el producto (incluyendo el nivel de calidad), cuándo lo necesitamos y qué precio estamos dispuestos a pagar por él, y si, las tres variables omnipresentes de todo proyecto también se aplican al contratar proveedores, recordémoslas: Características, Recursos y Tiempo. Una vez teniendo claro que necesitamos del producto o servicio a contratar debemos plasmarlo en una Petición de propuesta (conocido también como Request for Proposal –RFP) este documento nos permitirá acortar el ciclo de contratación ya que ocuparemos menos tiempo resolviendo dudas de los proveedores.

Otro elemento importante es hacer una tabla que compare las variables cuantitativas: características, calidad, precio, tiempo de entrega, etc. Y también las cualitativas: confiabilidad, experiencia, servicio, referencias, etc.

Aquí está un check-list de lo mínimo indispensable para contratar un proveedor

• Incluye al menos tres proveedores
• Elabora una petición de propuesta (RFP)
• Haz una tabla comparativa de los proveedores
• Busca referencias de clientes previos
• En el contrato incluye cláusulas que te garanticen la entrega del producto o servicio

Algunos otros tips son: Lo barato casi siempre sale caro, elegir solamente por precio es una muy mala idea.

El trato que una empresa da a un cliente grande puede variar con un cliente chico, cuando tomes referencias de clientes previos toma en cuenta las de clientes con el mismo tamaño que tu empresa.

Moraleja…

Elegir proveedor es casi como elegir novi@, hazlo cuidadosamente ya que tendrás que vivir un buen tiempo con las consecuencias de tu elección. Y un último consejo, nunca, nunca te dejes llevar por las adulaciones de los proveedores.

Por Mentat

Leave a Reply