¿Estás en las penumbras o en la luz?

El tic-tac del reloj sonaba con la fuerza que uno percibe después de una noche de vigilia, sólo el cálido sabor del café y el frío del alba me mantenían despierto.  Tenía razón ese viejo lobo de los proyectos que me recomendó en cada desvelo, subir a la azotea y contemplar el amanecer al menos durante media hora para reflexionar y recapacitar sobre el rumbo del proyecto.

Los días de descanso obligado por la epidemia de influenza  humana fueron necesarios, pero afectaron en varios aspectos al proyecto y revelaron cosas interesantes.

El descanso preventivo por enfermedad de un par de líderes de grupo, evidenció dos estilos de administración diferentes, ambos grupos de trabajo entregaban resultados, pero en la contingencia el primer equipo estaba como un gallinero con un zorro dentro, todo mundo corriendo de un lado para otro como locos y sin saber qué hacer. Su líder desde hace tiempo se regodeaba diciendo “si no estoy, nada funciona”, nadie le creía, pero yo sé que es una triste realidad, y no es porque su equipo de trabajo sea incapaz, ya que tiene personas competentes, pero nunca les transmite el objetivo general de lo que están haciendo, únicamente les entrega actividades aisladas, y es como si trabajaran a ciegas, por eso cuando el líder faltó, nadie en su equipo sabía qué hacer, con qué tareas continuar, a quién entregarle el trabajo. Sospecho que este líder mantiene a su grupo en penumbras por miedo a que alguien sobresalga más que él o para que la empresa no piense en despedirlo.

El segundo equipo de trabajo por el contrario estaba trabajando a un ritmo intenso, pero todos tenían una mirada de saber hacia dónde dirigirse y qué hacer. El líder de este equipo le había transmitido a todo su personal los objetivos, alcance y tiempos. Cada uno sabía qué parte del trabajo debería realizar y qué seguía.

En ese momento recordé una viejísima anécdota de un militar que aleccionando a sus pupilos, les decía que un buen ejército es aquel donde todo soldado sabe la estrategia general y los objetivos de la batalla, porque en medio del combate es frecuente que se pierdan las comunicaciones y que se tenga que cambiar la táctica para lograr los objetivos, en un escenario así un soldado bien informado sabe qué improvisar para apoyar los objetivos generales de su ejército.

En el segundo equipo de trabajo todos los integrantes estaban bien informados, en ausencia del líder, durante los días de trabajo en casa con comunicaciones limitadas, supieron cómo cambiar la táctica para conseguir los objetivos.

Moraleja…

No hay duda, en tiempos de crisis se ve quién está mejor templado, todo mundo ha entendido que el líder oscurantista tal vez cumple con el trabajo y es indispensable para que las cosas funcionen, en cambio el líder que comparte la visión e informa a su equipo es el estratégico para el proyecto. En la evaluación para ascender al siguiente nivel de responsabilidades es claro que prefiero alguien que sea estratégico y genere equipos de trabajo funcionales antes que alguien que es indispensable pero que tiene equipos de trabajo dependientes y disfuncionales en su ausencia.

Por Mentat

3 Responses to “¿Estás en las penumbras o en la luz?”

  1. Gabriel Says:

    Es lamentable que con tantas experiencias, bibliografías y documentos acerca de verdadero liderazgo estratégico, aún existan en el mundo muchos líderes oscurantistas

  2. AdHdez Says:

    Me tocó trabajar con un Líder de Proyecto, el cual es una persona mezquina para compartir la visión y los objetivos del proyecto. Es probable que quisiera llevarse todo el crédito porque en las reuniones con los stakeholders el trataba de darse a notar sin embargo en los momentos difíciles del proyecto como un atraso de plano me dejaba morir solo. Fue un equipo de 3 líderes, pero cada uno por su lado pues el que llevaba la responsabilidad no supo coordinarnos.
    Decidí expresar mi inconformidad, hoy trabajo en otros proyectos donde me desenvuelvo bien y voy ganando adeptos ya que realmente valoran mi punto de vista y logramos avanzar de manera razonable. Y a este supuesto “líder” no hay nada del que se le pueda admirar y seguir.

  3. Supersu Says:

    Aunque el tipo de “líder oscurantista” es un tipo de persona que no es deseable en los proyectos seria a gradable que pudieramos denotar caracteristicas de estas personas para que las podamos identificar en nuestros proyectos y en la medida de lo posible diseñar mecanismos para controlar el comportamiento de dichas personas.

Leave a Reply